O mueres como un héroe…

Publicado: 7 septiembre, 2012 en Sin categoría

Christopher Nolan ha terminado su trilogía sobre Batman. El final de la misma ha dividido en opiniones a los que han seguido las andanzas del hombre murciélago, pero lo que es evidente es que este hombre ha puesto al héroe en su lugar, tras ser enterrado por Joel Schumacher en las bochornosas ‘Batman Forever’ y ‘Batman & Robin’. Es evidente que el cierre de la saga es el más flojo, como le pasara a Coppola con ‘El Padrino’, e impersonal de su director, pero también es cierto que si nos paramos a pensar, esta trilogía hay que analizarla por completo, y eso nos lleva a la conclusión de que hemos asistido a algo realmente grande en la historia del cine. Eso sí, si no has visto la trilogía, no sigas leyendo porque habrá spoilers a mansalva.

 

‘Batman Begins’: El nacimiento del héroe.

Todo empezó con esta película. Asistimos al acontecimiento que moldeó la personalidad de un Bruce Wayne vengativo que asistió al asesinato de sus padres. Asistimos también a su adiestramiento en la Liga de las Sombras para convertirse en guerrero, dónde se ponen por primera vez en duda las diferencias morales entre el bien y el mal. Y finalmente asistimos al nacimiento de la leyenda del caballero oscuro en Gotham, dónde Wayne tiene que enfrentarse a su maestro Ra’s al Ghul, además de al psiquiatra del asilo de Arkham, conocido como el espantapájaros, y a la mafia. En definitiva, asistimos al principio de todo, con un Bruce Wayne que afronta la responsabilidad de terminar con el crimen en Gotham.

 

‘El Caballero Oscuro’: … o vives lo suficiente para verte convertido en villano.

De una manera brillante Nolan termina ‘Batman Begins’ mostrándonos al que será el inolvidable villano de su secuela, el Joker, y como prólogo de esta secuela nos lo presenta de manera impecable. El Joker se nos muestra como el némesis de Batman y es quien más en duda es capaz de poner al héroe sobre cuál es la moral a seguir. Vemos también el surgimiento de Dos Caras, con un Harvey Dent empeñado en terminar con el crimen junto a sus aliados, Batman y el comisario Gordon, que se ve corrompido por el Joker al perder a su amada. Es el propio Dent el que pronuncia la frase clave de la trilogía: “O mueres como un héroe o vives lo suficiente para verte convertido en villano”. Al final de la película asistimos al momento cumbre de la saga, pues el Joker pierde pero gana, Harvey Dos Caras Dent muere como villano pero para el pueblo será como héroe, porque Batman decide cargar con la culpa de su muerte por lo que vive lo suficiente como para verse convertido en villano. En definitiva, una obra maestra que nos hace dudar de la moralidad que encierran el bien y el mal como nunca.

 

‘El Caballero Oscuro. La Leyenda Renace’: La muerte del héroe:

Es imposible conocer las intenciones de Nolan para el cierre de la saga, pero habíamos asistido al nacimiento del héroe y a su conversión en villano por el bien de Gotham, luego era de esperar la muerte del héroe tras su redención en lo que sería el cierre perfecto de la saga. La muerte de Heath Ledger fue un duro golpe para esta trilogía, ya que la intención de Nolan era volver a recurrir a él como villano principal en el cierre de la misma, por lo que tuvo que reinventar el final. Bane y Talia al Ghul, hija del mentor de Bruce Wayne, fueron los villanos elegidos, encontrando en ese animal que es Bane, el némesis perfecto para un Bruce Wayne en muy baja forma física, que tenía que resurgir para acabar con la amenaza que suponían hacia Gotham. El desarrollo del film es muy parecido al del anterior, algo que resulta perfecto en las historias sobre el hombre murciélago, pero no tardamos en darnos cuenta que el personaje de Catwoman, aunque bien interpretado, no parece tener un peso importante en la trama. El cierre de la saga quiere ser tan apabullante como el de ‘El Caballero Oscuro’ y en parte lo consigue, aunque de una forma más atropellada. Sin embargo, estamos ante una buena película cuyo garrafal fallo se encuentra tras la redención y aparente muerte de Batman, que nos hace recordar de nuevo las palabras de Harvey Dent al morir como un héroe, cosa que se nos demuestra con una escena en la que Gotham descubre una estatua en su honor. Y el fallo del que hablo no es el hecho de hablar de Robin, ya que este no sale con su conocido ridículo atuendo ni siendo compañero de Batman; simplemente es el sucesor del hombre murciélago, y su presentación me parece magnífica. El fallo, sin duda, es mostrarnos a Bruce Wayne tras haber fingido su muerte, algo que no corresponde al estilo del director de la obra, más acostumbrado a dejar un final abierto a la interpretación del espectador. Es una lástima que una escena que apenas dura 5 segundos emborrone un, por otra parte, magistral trabajo que cerraba perfectamente la saga de Batman.

 

Parece evidente que, como decía, Nolan quería matar al héroe para cerrar la trilogía, pero supongo que algo así no debió ser del gusto de una productora que pensaba más en las reacciones del público medio al asistir a la muerte del bueno de la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s