CHRISTOPHER NOLAN, EL NUEVO REY MIDAS

Publicado: 9 marzo, 2011 en Sin categoría

El Rey Midas de la industria cinematográfica siempre ha sido para muchos Steven Spielberg. No le venía mal el apodo al director que mejor había aunado calidad y comercialidad en sus películas, pero para mí, este hombre siempre ha pecado en las formas de su cine. Hasta su película más redonda, La Lista de Schindler, tiene ese regusto tramposo en busca de la lágrima fácil y el beneplácito de su público. Ni que decir tiene, que en los últimos años este hombre ha perdido el rumbo en cuanto a la dirección y se dedica a la producción de todo tipo de productos, algunos tan buenos como Valor de Ley de los hermanos Coen y otros tan malos como Transformers del infame Michael Bay. Por estas razones, pienso que el nuevo y verdadero Rey Midas del cine es Christopher Nolan, y repasando su filmografía intentaré mostrar las razones por las que lo es.

Para ambos directores, había un maestro en el que fijarse, Alfred Hitchcock, pero ambos querían hacer otro tipo de historias. Mientras el tema fetiche para Spielberg era la inteligencia extraterrestre, en Nolan encontramos la obsesión como base a casi todas sus historias, siendo así más próximo a ese maestro anteriormente mencionado. La más clara muestra de ello fue el cortometraje Doodlebug, que le hizo ganarse unos dinerillos para realizar su primer largometraje en Gran Bretaña, Following. En ambos trabajos, el primero de ellos mudo, vemos este tema reflejado en su protagonista.

Tras el éxito de Following en Gran Bretaña, Nolan vio su oportunidad para irse al otro lado del charco, dónde maravillaría a la crítica especializada, ganando importantes premios como la palma de oro de Cannes, con una joya co-escrita por su hermano Jonathan llamada Memento. En ella, volvemos a encontrar la obsesión como motor de la historia de un hombre cuya memoria es volátil, por así decirlo. Además, Christopher Nolan nos muestra a todos una forma de narrar totalmente innovadora, ya que la película transcurre desde el fin al principio, sin ser en ningún momento base de una mala planificación, sino todo lo contrario.

Sin embargo, Memento no fue un éxito de público debido a su marcado estilo independiente, y Nolan se vio obligado a trabajar en su siguiente película sin la ayuda que supone una buena ganancia de dinero con su anterior película. Aun así rodó Insomnio con Al Pacino, Robin Williams y Hillary Swank, no consiguiendo tampoco grandes resultados; no obstante se trata de su trabajo más flojo hasta la fecha.

La mala suerte había azotado sin piedad a un verdadero genio, pero por suerte, esta vez buena, y por la manía, normalmente injustificable, que tienen los productores de ahorrar dinero contratando directores noveles para sus remakes más sonados, Nolan fue el encargado de resucitar al superhéroe más maltratado de la historia del cine, Batman. Tras las discutibles obras de Tim Burton y los abortos que realizó Joel Schumacher, Nolan conseguía resucitar al héroe con la interesantísima Batman Begins, contando con un reparto espectacular debido al interés de los propios actores en trabajar con el director británico. El éxito que constituyó este film, le dio a Nolan la oportunidad de intercalar proyectos personales con los recados que le enviaba la Warner.

El próximo recado sería la secuela de Batman Begins, El Caballero Oscuro, pero Nolan quería hacer algo personal antes, y con el peso que acababa de ganar, se le concedió la oportunidad sin rechistar lo más mínimo. Nolan se sumergió en un nuevo relato sobre la obsesión, mucho más complejo de lo que hasta ahora había hecho, y realizó El Truco Final: El Prestigio. Ya había conseguido un trono en lo más alto así que su nombre era sinónimo de éxito, y esta nueva joya fue el preámbulo de la que, hasta ahora, es su mejor película y, posiblemente, la mejor de los últimos 35 años. Esta era la mencionada El Caballero Oscuro, que llegó incluso a ser comparada con una obra maestra como El Padrino, siendo el que esto escribe uno de los defensores de tal teoría, salvando las distancias.

Después volvió a su terreno con una historia escrita por él mismo que le serviría de puente para realizar la tercera parte del hombre murciélago, la cual parece que tendrá el título de El Caballero Oscuro Resurge. Con Origen, Christopher Nolan le da una vuelta de tuerca más a su tema fetiche, la obsesión, poniendo a sus protagonistas en una trama que transcurre, como el propio director dice, en la arquitectura de la mente.

Esta manera de hacer cine, aunando en sus últimas obras calidad y comercialidad como hasta ahora nadie había hecho, convierten a Nolan en el nuevo Rey Midas, desbancando a Steven Spielberg, quitando de en medio a gente que quería conseguir ese trono como James Cameron o Ridley Scott y haciéndonos esperar con impaciencia su próxima obra, la mencionada The Dark Knight Rises.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s