Origen

Publicado: 19 agosto, 2010 en Sin categoría
"Origen es una película que transcurre en la arquitectura de la mente."
Más o menos estas fueron las palabras de Christopher Nolan cuando le preguntaron de qué trataba el proyecto en el que se iba a enfrascar para dejar apartado temporalmente al hombre murciélago.
Es la frase perfecta para definir a esta película, y el señor Nolan es el arquitecto que construye en nuestra mente un sueño prácticamente perfecto del que despertamos en el momento justo en el que entran los títulos de crédito del final. Y es que este director es, a día de hoy, el único capaz de poner el cine a su servicio y no al revés.
La película, como todo el mundo sabe, trata de un grupo de personas que se dedica a robar información entrando en los sueños de la gente. Pero un día, un poderoso empresario les encarga lo contrario, es decir, introducir nueva información en la mente de una persona adentrándose en sus sueños.
Eso es exactamente lo que hace Christopher Nolan con el espectador, y es que en toda su filmografía, el espectador es un elemento fundamental para el desarrollo de la historia que cuenta en sus películas. Consiguió que padeciéramos la misma enfermedad que Leonard Shelby (Guy Pearce) en Memento, sufrimos de insomnio en la película homónima, realizamos el entrenamiento que hizo Bruce Wayne (Christian Bale) en el reinicio perfecto de la saga de Batman, nos engañó porque nosotros quisimos en El Truco Final: El Prestigio y nos hizo temer al Joker (Heath Ledger) más que a un terrorista de Al Qaeda en El Caballero Oscuro.
Sabiendo esto, sólo queda disfrutar de lo que este hombre es capaz de imaginar, y por lo que parece, esa imaginación no conoce límites. Si a esto se le une una banda sonora brutal a cargo de Hans Zimmer y un reparto plagado de estrellas en el que, a mi gusto, destacan una barbaridad Joseph Gordon-Levitt y Marion Cotillard sobre las no menos buenas interpretaciones de Leonardo DiCaprio, Ellen Page, Cillian Murphy, Tom Hardy, Ken Watanabe, Pete Postlethwaite, Michael Caine y Tom Berenger.
En definitiva, la mejor película del año junto a la joya que los Coen nos regalaron al inicio de este, llamada Un Tipo Serio. Esto es lo que a uno le hace quedarse con ganas de que llegue el año que viene con True Grit y el comienzo del rodaje de la tercera parte de Batman, ya que, ni siquiera la vuelta de David Fincher con La Red Social tiene apenas interés ahora que parece que a este director se le han acabado las ideas e incluso la genialidad que demostró con Se7en o El Club de la Lucha.
 
Nota por JaviRage: 9
 
P.D.: Es prácticamente imposible hacer un análisis más exhaustivo de esta maravilla sin desvelar partes de la misma. ¿Cuál es tu totem?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s