Terminator Salvation

Publicado: 24 junio, 2009 en Sin categoría
Cronología del desastre
1) Un directorcete de chichinabo, autor de esos abortos cinematográficos sobre Los Angeles de Charlie, se declara fan de las dos primeras películas de Terminator, del gran James Cameron.
2) A unos productores carroñeros se les abre el ojete y empiezan a ver dinero por todas partes.
3) Esos productores deciden darle el proyecto de una secuela de la trilogía a este patético director porque saben que será facilmente mangoneable.
4) Jonathan Nolan, autor de guiones espectaculares como el de Memento, El Truco Final o El Caballero Oscuro, escribe el guión de Terminator 4, posteriormente llamada Terminator Salvation.
5) Los astutos productores utilizan este guión para convencer a una estrella de la talla de Christian Bale para que acepte el papel de John Connor.
6) Una vez engañados todos los actores que aparecerán, los productores y el director se reunen para hacer lo que se vé en el siguiente video con el guión de Nolan:
 
 
7) Comienza el rodaje y a partir de aquí se vé lo que me dispongo a criticar sin piedad.
 
La película es el típico producto palomitero que resulta realmente entretenido por sus acertadas escenas de acción, pero debido al suceso ocurrido en el apartado 6 de la cronología, se trata de una película con menos trama que un capítulo de los Happy Tree Friends.
Los críticos hablan mal de la película argumentando que se le da más protagonismo a un personaje nuevo (un tal Marcus Wright) y se olvidan de John Connor y Kyle Reese. Esto no es así, en mi opinión. Los tres personajes tienen el mismo protagonismo, la diferencia es que a John Connor y a Kyle Reese ya los conocemos de la trilogía anterior y no hace falta adentrarnos en su personalidad, sin embargo, Marcus Wright es nuevo y sí que necesitamos saber más de él. En este sentido, considero un acierto el tratamiento de cada uno de los personajes, pero matizando que la forma de tratar a Marcus Wright, que merecía más profundidad, es absurda, deleznable y patética, basándose en el personajillo de mierda que se dedica a decir frases molonas de chulo asqueroso durante toda la película.
En definitiva, como ya he dicho, la película tiene una trama nada cuidada. Aun así, esto no es lo peor. Por ejemplo, los diálogos de la película son verdaderamente sonrojantes por lo ridículos que resultan.
Pero lo que realmente hacía que mis sesos se revolvieran mientras veía este film, era la forma en que el gilipollas del director trata a los espectadores como si fuéramos iguales que él, es decir, gilipollas. Quizá tenga razones para ello, ya que he de decir que la gente que va al cine en la actualidad es bastante gilipollas. Y es que Darwin habló de evolución, pero no de evolución negativa o involución, que es lo que el ser humano está experimentando de manera aparentemente irremediable. Como dice la canción de NOFX, The Idiots are Taking Over.
Bueno, que me desvío. Es realmente patética la forma de tratar al espectador y es que llamar a unos Terminators con forma de motos Motos-Terminator en vez de inventarse un nombre para el modelo como podría ser cualquier cosa (T-466, por ejemplo) deciden caer en la redundancia poniéndoles nombres ridículos a todos los modelos nuevos de Terminator que salen en la película. Si este directorucho de mierda hubiera hecho la trilogía original, el T-800 sería un Hombre-Terminator, el T-1000 sería un Hombre-Líquido-Terminator y el T-X sería una Tia-Buena-Terminator. Vergonzoso.
Y aquí viene mi favorito, el que hizo que me descojonara yo sólo en la sala de cine y pensara en inmolarme: Cazadores-Asesinos. Este es el puto nombre de mierda que tienen los aviones de Skynet. ¿Cazadores-Asesinos? ¿Y el resto de Terminators no son asesinos ni cazadores? ¿Hay algún Terminator que sea voluntario en el pabellón de leprosos de algún hospital infantil? ¿Existen los Cocineros-Terminators? Dios, que puta tomadura de pelo.
Antes de especificar las pocas virtudes que tiene la película quiero hacer hincapié en la puta manía de los directores modernos de intentar rizar el rizo en los finales de sus películas para sorprender al espectador. Efectivamente, el final me sorprendió, de lo ridículo que resulta. Vaya puta mierda de final.
Pero como no todo iba a ser mierda en este mondongo de película, a parte de una acción muy lograda, salvaría la elección del chaval que interpreta a Kyle Reese, que para mí se parece bastante a Michael Biehn, y los homenajes a la trilogía anterior. Se me pusieron los pelos como escarpias al escuchar a Kyle Reese decirle a Marcus Wright "Ven conmigo si quieres vivir" y me hizo especial gracia que John Connor llame la atención de una Moto-Terminator (me pregunto cómo serán estos Terminators, mode ironic off) con un radiocassette en el que suena "You could be mine" de los Guns n’ Roses.
En definitiva, una mierda como un piano que resulta entretenidísima.
 
 
Nota por JaviRage: 4
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s